Campañas de comunicación online en Zamora

Campañas de comunicación online en Zamora

Diseñamos, planificamos, ejecutamos y medimos con la mente fijada en los resultados

Profesionales que ofrecen campañas de comunicación online en Zamora

Aún no existen profesionales registrados que ofrezcan campañas de comunicación online en Zamora

Campañas de comunicación online en Zamora

El equipo de My Perfect Team está especializado en promocionar empresas por internet y hacer más visible y rentable su campaña de comunicación online. Los profesionales que forman parte de My Perfect Team son especialistas en crear estrategias de comunicación online rentables utilizando herramientas innovadoras y adaptando perfectamente la misma dentro de su mix de medios. Las acciones posibles dentro del campo del marketing online van desde el estudio de situación previo, la definición de objetivos y la planificación y puesta en marcha de acciones de marketing online, promociones y publicidad online.

Si busca un equipo de marketing online profesional y con garantías de éxito, My Perfect Team es su equipo perfecto.

Algunos recursos normalmente empleados

Consultoría web, accesibilidad web, usabilidad web, usabilidad, arquitectura web, web 2.0, web 3.0, marketing online, publicidad online, promociones online, fidelización online, programas de afiliación, CRM para web, promoción web. posicionamiento web, posicionamiento natural web, posicionamiento SEO, enlaces patrocinados, SEM, consultoría web para empresas, empresas consultoría web, web usability, usability web, estudios de viabilidad de negocios en Zamora.

Gestión analítica de la marca

Publicado el 27/01/2012

No nos cansamos de hablar de medición y optimización como si de una indivisible pareja se tratara. Pero medimos mucho y optimizamos poco.

Acumulamos versiones digitales de eventos y detalles cuyo registro nunca antes pensamos que pudiera llegar a resultar valioso. Generamos contenidos a partir de cualquier cosa y todos ellos ponemos a disposición del mundo. Desplegamos nuestra marca a través de multiformes activos digitales y de todos ellos hacemos seguimiento de actividad e impacto.

Y a pesar de la sobredosis de oferta y la naturaleza limitada (y ya muy dispersa) de la atención de nuestra pretendida audiencia, sabemos que quedan pocas alternativas para su conquista y cada marca se embarca en su particular misión digital, con la promesa de toparse con una mina de viralidad o acertar plenamente en la selección de escenarios compartidos por un target finamente escogido.

Siendo tan importante el afinado en la segmentación, la frecuencia o el timing, y estando cada vez más limitados en recursos para la experimentación, a todos resulta obvio el aprovechamiento de los datos que tanto esfuerzo ha supuesto recabar en paneles sociodemográficos, plataformas de Social Analytics, estadísticas de Facebook o YouTube y etiquetado de webs o blogs propios.

Y ese aprovechamiento ya está entre nosotros en dos formas: reporting y análisis. Si de aunar información (reporting) hablamos, cualquier marca que se precie ha hecho ya sus deberes para distribuir cuadros de mando y paneles de control unificados (y en ocasiones automatizados). Incluso si hablamos de análisis es frecuente ya encontrar expertos internos y externos a cargo de su segmentación y escrutinio. Pero, una vez más, la optimización no ha consistido nunca en mirar al termómetro. Sino en rebajar la temperatura del agua antes de meter al bebé.

Por supuesto, la optimización presenta una principal complejidad que es la causa primera de su ausencia cuando salimos de la pequeña empresa o la manejable puntocom: la ineficiencia de las relaciones interdepartamentales: ¿Quién no ha vivido la inmensa frustración de sugerir un cambio que los datos arrojan como obvio para recibir un no por respuesta escudado en limitaciones técnicas u opiniones personales en contra sin base alguna? ¿Qué capacidad de reacción frente a un fracaso anunciado queda a un equipo recluido y sin acceso al nivel de autoridad capaz de ejecutar acciones de mejora? ¿De qué sirve contar con un analista de primer orden si sus conclusiones no tienen viso de ejecución en el plazo en que pueden aún tener un impacto sobre campañas o negocio?

Ha llegado el momento de empezar a hablar de un “workflow de optimización” en el que los esfuerzos hasta ahora volcados en la selección y agregado de métricas pasan a centrar su atención en la conformación de flujos eficaces de información, decisiones y conclusiones medibles de las mismas (o seguimiento de impacto en datos a través del tiempo). Solo así podremos alcanzar el preciado binomio: medición y optimización. Y solo entonces podrá la empresa alardear de haber alcanzado el nirvana de la gestión analítica.

Al fin y al cabo, como en otros ámbitos: Trabajar juntos para llegar más lejos.

FUENTE: http://www.analiticaweb.es/